Karen, primera visita a México 10-1

Sponsored Link

 

2011.8.30, el martes
‘Día 10’
Por la mañana

Como si fuera nada especial

Todos los familiares de Laura son muy amables.

Si estamos en un mismo lugar, me platican muy naturalmente.
Sabiendo que yo iba a venir de Japón, sólo por unos 10 minutos se reunieron por una chica totalmente desconocida, y como si fuera nada especial hacerlo.

 

Hoy en la mañana, mamá de Laura me había preparado una tortilla de queso Oaxaca, había puesto en la mesa tan naturalmente que me tardé en darme cuenta de que fue para mí.

 

Por lo que me siento, esto pasará no sólo entre las personas en torno a Laura, siento que en México las personas no se tienen mucha distancia del corazón, se entienden muy bien.

Me parece que aquí la gente no necesita leer(comprender) a todo esfuerzo lo que quiera decir el contraparte, o descargarse su ira por no poder expresar muy bien su sentimiento.

El lugar que me gusta en segundo lugar

Los lugares que me gustan en México. Cuernavaca, Coyoacán en la noche.
El mejor lugar es la casa de Laura.

Hoy encontré otro lugar que me gustó, será el segundo lugar. Bosque de Tlalpan.

Había muchas personas que estaban haciendo ejercicios y corriendo. También había muchas ardillas.

Estas ardillas, tal vez son tres veces más grandes que las japonesas. Había algunas de color negro, me parecieron un poco siniestros…

 

Laura, Rubén y yo compramos unas galletitas y comenzamos a caminar en el bosque.

Fue para mí primera vez ver las ardillas reales y además darles la comida, me sentí muy emocionada por ello(*´▽`*) jaja

Las manininitas de ardillas sujetan mis manos y toman ágilmente las galletas.
Una vez agarrada suben corriendo hasta lo alto de los árboles, se ponen a comerlas en el lugar asegurado.

 

Las ardillas suben hábilmente a los árboles con las manos ocupadas, me parecieron arañas.

Algunas comenzaron a comer colgadas del tronco a la inversa, fue muy interesante seguir observándolas.

Cuando regresé a Japón, le conté a mi mamá(verdadera) del bosque, entonces se quedó sorprendida.

Según ella, las ardillas tienen gérmenes varios, me contó su historia de cuando vivía en EE.UU., allá las ardillas eran muy grandes y de vez en cuando mordían a la gente, siempre le decían que no se las acercara.

Oh… no sabía nada de las ardillas…qué bueno que no me mordieran…

(Hmm, yo todavía no puedo sentir que las ardillas sean tan peligrosas, por ejemplo imagino en las que habitan en un bosque en Inglaterra así como en el cuento de hadas… jaja)

 

El bosque, ante todo, me gustó por su aire limpio.

Como en la Ciudad de México siempre tenía dificultad en respirar, ese bosque se volvió un lugar precioso para mí.

Me gustó la experiencia de darles de comer a las ardillas, me sentí muy relajada por el aire limpio, me encantó este lugar. Me dijeron que aquí los papás de Laura hacían ejercicios todas las mañanas.

Sentí que sería muy feliz si pudiera estar aquí con las personas que me gustan mucho y pasarla sin prisa.

Si voy a llevar a mi mamá y mi hermana a México, seguramente no me podrá faltar este lugar, así pensé.

Por cierto, este día fuimos al boliche también, pero sólo recuerdo que allí las papas con queso estuvieron muy ricas y el precio del boliche me pareció relativamente caro comparando con el de Japón…

(En este bosque en serio me sentí muy bien pero ya sé que en México hay más lugares bonitos y relajantes que ir y ver. jajaja Cuando viajé por México con mi mamá y hermana, las llevé a otros lugares, les gustó mucho Taxco.)

¿Nosotras, somos parecidas?

Regresando a casa, Laura le contó a su papá que me gustó mucho el bosque.

Entonces él como siempre trató de hacernos reír y dijo: “¡Oh! ¡Entonces mañana vas a levantarte muy temprano y vamos a correr juntos en el bosque!”
¡No, gracias! jajaja

 

La comida de este día fue tamales.
Los comí en la casa de Pamela también, su textura me parecía muy rara, no sé si me gusta o no…

Mamá nos hizo tamales de tres sabores, aunque no me gustó mucho la textura de este platillo, el sabor si era muy bueno. (¡Porque lo hizo mamá de Laura!)
Sobre todo el del color rojo no tan picante me supo rico.

Además, otra vez me encontré con el queso Oaxaca que estaba en mi tamal.
En fin, muchas gracias a mamá.

(Misteriosamente, después yo cuando estudiaba en Guadalajara, llegué a querer mucho los tamales. jajaja Por ejemplo, cuando vamos de viaje en el coche, al encontrar que venden tamales en la calle, casi siempre tengo ganas de ir a comprarlos. jajaja)

Como siempre terminamos de comer muy tarde, Laura y yo fuimos a la plaza más cercana para comprar algunas cosas.

Bershka que quería ver lamentablemente estaba cerrado pero encontré una camiseta que me gustó en pull and bear.

Allí había muchas ropas de buen gusto, dentro de ellas sólo me gustó una. Sin embargo, me dio flojera probarla e iba a salir de la tienda.

Entonces Laura me acercó y dijo: “¿No te ha gustado nada? A mí me parece bonita esa.”

¡Fue esa camiseta que indicó Laura! jajaja
Le dieron risas y me dijo: “Somos parecidas, ¿no?”

 

Una vez probada, ya sabía que me gustó un montón.
A la vista ya sabía que el diseño y la combinación del color era de mi gusto, pero al ponerme me gustó todo, hasta el tacto de la tela.

¡Ah, se siente muy bien comprar algo que realmente le gusta!(*´▽`*)

Sólo encontré una foto donde salgo con esa camiseta en otra ocasión. jaja Ahí dice “A cup of flowers”.

Laura, nuevamente al doctor

En la segunda tienda, fui al probador llevando unos 8 ropas pero enseguida me habló Laura. Dijo que iba a otro doctor, esta vez no dentista, sino por su estomago.

 

Esa mañana, Laura estaba acostada en la cama sin ir a la escuela y le pregunté que si no iba. Ella me dio una respuesta ambigua sonriendo tenuemente, no le entendí muy bien y ya dejé de pensar. ¡Ahora entendí que a ella desde la mañana le dolía el estómago!

Por eso no pudo ir a la escuela, ¿¡pero me llevó al bosque, boliche y ahorita a la plaza?!

 

“¡No me había dado cuenta, perdón!”
“No te preocupes, antes de salir ya me sentía mejorada. Al hospital sólo voy por si acaso, quiero que me consulten para que no se haga peor la sintoma.”

 

Toda esta semana, Laura iba a la escuela, llevaba a Karen a muchos lugares, llegando a casa a veces hacía sus tareas en la noche, a lo mejor ha estado acumlando mucho cansancio…

Además en su cuarto una amiga desconocida se quedaba por una semana junto con ella…

 

“La próxima vez que venga, seguramente voy a alojarme en el hotel.”

Así decidí mientras esperábamos a los papás que venían en coche.

(*Desde entonces nunca me quedé tan largamente en su casa como por una semana, pero me invitaron a pasar la noche con todos juntos en las ocasiones como la Navidad o el Año Nuevo, sí me alojé muchas veces más en su casa después(*_*)
Yo siempre he estado deseando vivir en una casa grande que ellos puedan caber cuando me visiten en Japón… jaja)

 

CONTINUARÁ…

Sponsored Link

コメントを残す

メールアドレスが公開されることはありません。 * が付いている欄は必須項目です