Karen, primera visita a México 11-3

Sponsored Link

 

2011.8.31, el miércoles
‘Día 11’
En la noche

Preocupación de Laura

Ya estaba avanzada mi última noche en México.

Nuevamente partimos en coche a la UNAM para encontrarnos con Rubén.

En el camino, Laura de repente me dijo: “Ah, te quería preguntar algo…”

“Sí, dime.”

 

(Me permito omitir las detalles por la privacidad…. jajaja)

 

Laura al escuchar mi respuesta lo afirmó con la cabeza muy contenta, parecía que se puso tranquila.
Yo me sentía feliz de que ya podíamos hablar de las cosas tan privadas.

Cómo empezaron a andar

“Ah, mañana ya puedo regresar a Japón… No sé si pueda vivir en México… ya me siento mareada hoy también…”

Estaba pensando en tal cosa callada al lado de Laura.

 

Rubén llegó y se sentó en el asiento del conductor, partimos por la cena de SUSHI.

 

En el camino me acordé de la letra de una canción que había escuchado el día anterior.

“Dime si tu quisieras andar conmigo…♬”

 

Entonces le pregunté a Rubén: “Oye, ¿por parte de Rubén le dijo esta palabra a Laura?”

 

El comenzó a contarme cómo empezaron como novios.

 

“Nosotros en ese momento… (omisión)… y Laura me preguntó: ¿Ahora qué hacemos nosotros? Entonces yo le pregunté al contrario: No sé… ¿tú cómo quieres? Pues Laura me dijo: Eso, ya lo sabes.”

 

Escuchando hasta aquí di unos aplausos con chifla que no me sale siempre. jajaja
Se me surgió la imagen de una escena en la película.

 

“Nosotros fuimos amigos sólo por dos meses.”

Agregó Laura y los dos sonrieron tímidamente.

¡Ay! ¡Qué calor está haciendo aquí! jajaja

Fila larga por sushi

Pensaba que íbamos a llegar a un lugar como el bar de la comida asiática que fui con Pamela en Cuernavaca.

Después de un rato donde llegamos fue una plaza comercial.
Me quedé perpleja.
Adentro caminamos un poco y apareció el espacio de la comida corrida.

 

“Ah… lo que me decía sería…”

Al mismo momento que lo pensé, Laura me dijo rápidamente: “Ah, el SUSHI que íbamos a llevarte es de aquí de comida rápida.”

No sé si Laura leyó lo que me decía en el corazón. jaja

Aún así, sentí el corazón cálido de Rubén que trató de despedirme con la comida de mi país, me sentí agradable por ello.

 

Y además, esto no lo pensaba, ¡¡¡¡¡¡de repente apareció Marisol para cenar con nosotros!!!!!(≧▽≦)(≧▽≦)(≧▽≦) ¡¡¡ Pensaba que esa mañana iba a ser la última ocasión para verla pero no la fue!!!

 

Rubén, Laura y yo estábamos esperando nuestro sushi, creo que ya había pasado más de diez minutos.

“Ay, yo no puedo comer sushi…”

Marisol se fue y en menos de cinco minutos regresó con una bolsa de Mcdonald colgada en la mano. jajajajaja
Hasta el último momento Marisol era como Marisol. jajaja

 

Después de un ratito más, por fin nos llamaron por el sushi que habíamos pedido.

Cuando Rubén regresó con la charola, nos quedamos sorprendidas por su gran cantidad.

“¿Por qué pediste tanto, Rubén? jaja”
Le preguntó Laura.

“Pues, Karen, tú me dijiste que querías comer Yakitori(pollo asado a la parrilla), rollos de salmón y nigiri(varios tipos de sushi en un mismo plato)… ¿verdad?”

“¡Eh! ¡Sí, te lo dije pero pensaba que íbamos a compartirlos entre todos!”

El agua de color rosa(Horchata) que le había pedido se cambiaba al otro de color rojo vivo(Jamaica). Hmm, no sé por qué, me siento que sólo con él a veces es difícil comunicarme… jajaja

Pensaba qué tipo de sushi sería de comida corrida en México, pero estuvieron ricos normalmente :9

Vi a unos hombres con traje que estaban comiendo sushi utilizando muy bien los palillos. jaja No sabía que tanto era popular la comida japonesa en México.

 

Sushi si sobró como habíamos imaginado, lo empaquetamos para llevar a casa.

 

La carta que escribí por la despedida sí les gustó, pero la verdad, todos teníamos muchísimo sueño, bien cansados, estábamos en un ambiente así… jaja

Lau debería de estar muy cansada ya que me había llevado a un montón de los lugares toda la semana. Gracias :,)

 

De regreso le acompañé a Marisol, fue nuestro último viaje en coche.
Me sentí feliz por lo que iba a quedarse en el departamento esa noche, pero un poco triste a la vez.

Despedidas continuas

Marisol y yo llegamos primero, Yiyi nos abrió la puerta.

Mientras estuvimos platicando relajadas, llegó Laura y me dijo que Rubén quería despedirme, salí del cuarto con prisa.

El estaba en frente del lavatorio, me volteó nerviosamente.

 

“Karen, you’re funny girl, fue un gusto conocerte y pasarla juntos. Gracias. ¡Espero un día verte de nuevo!”

 

Diciendo así, se pegó su cachete al mío.
¡Wow! ¡Hasta ahorita me había saludado sólo una vez de esta manera!

Aún me esperaba otra sorpresa.

¡Rubén me abrazó y me pasó la mano por la espalda!

Sentí que él que parecía muy tímido trató de darme su mejor despedida a más no poder.
Hmm, ahora comprendí que a Laura le gustaría mucho esta parte muy amable y tierna de Rubén(*´ω`)

 

Le acompañé hasta la puerta.

El me mostró una sonrisa tímida y se fue agitando su cuerpo grande. Muchas gracias, Rubén.

 

La última noche fue muy extraña.

“Es tu tarea.”

 

Marisol empezó a escribir alegremente una carta en español frente a mí.

Al recibirlo traté de leerlo, sólo comprendí una frase que decía “eres una de mis mejores amigas”. Sus letras me hicieron el corazón muy cálido.

 

Ya eran las 12 de la noche.
Mañana voy a levantarme a las 3:30 de la madrugada.

 

CONTINUARÁ…

Sponsored Link

コメントを残す

メールアドレスが公開されることはありません。 * が付いている欄は必須項目です