Karen, primera visita a México 9-1

Sponsored Link

 

2011.8.29, el lunes
‘Día 9’
Por la mañana

Huevos revueltos nada especiales

Lili y Rodrigo fueron a la escuela como siempre muy temprano, Laura también fue a la escuela, papá y mamá se fueron a participar en los funerales.

 

Quedarme solita, totalmente solita, por primera vez en estos diez días, me siento que ya ha pasado un montón de tiempo. No quería gastar este tiempo sólo por estar dormida, me levanté y me puse a desayunar lo que me había preparado mamá.

 

El desayuno fue delicioso.
Fueron unos huevos revueltos normales con tomate, sabía no tan suave ni tan salado, tenía un sabor exquisito. Sentí otra vez que era una verdadera cocinera, ¡su arte culinario!
Hasta spam(jamón grueso estadounidense) que no me gustaba me supo muy rico en su platillo.

 

Pasando los días oleados en México, disfruté tranquila y plenamente de este tiempo desayunando rico.
(*Me acuerdo que los panes que había puesto en la mesa también sabían súper ricos y pensé que mamá hasta la panadería conocía de las buenas. Yo creo que comí demasiado, unos 3 panes…jajaja)

Después de lavar los trastes, me puse a disfrutar del tiempo solito que me quedaba una hora más. En cuanto comencé a organizar y doblar las cobijas en el cuarto, Laura regresó.
Era más temprano que la hora que me había contado papá.

Fue el único momento que me quedé sola en México. jaja
Ah, y cuando estaba en la parada de Cuernavaca, esperando a Pamela, solo dos veces en total.

(*Fue aproximadamente sólo una hora en total que me quedé solita en los 10 días en México…
Una muchacha japonesa de 18 años de edad que no sabía casi nada de español, disfrutó al máximo posible su estancia en México y regresó a su país sin tener accidentes ni heridas… fue totalmente por ellos, les agradezco mucho por lo que me cuidaron tanto y con tanta amabilidad.)

Hablando de nuestra familia

En México hacía mucho más frío que pensaba y necesitaba un swéter ligero, además quería comprar los recuerdos como chocolate de tequila para llevar a Japón.
En la familia de Lau nadie conocía ese chocolate, entonces ella me llevó a un centro comercial para buscarlo.

 

Ese día, el coche que manejó Laura era muy grande, que podría caber más de 10 Lauras.
Yo estaba un poco inquieta de verle manejando, a Laura flaquita y chaparrita.

 

Llegando al comercial fuimos a la tienda de los discos y buscamos uno de Carla Morrison que me había gustado por lo que me dio conocer ella. Carla Morrison, era más o menos, o muy famosa en México pero no tenían ni uno. Laura se quedaba sorprendida diciendo “No puedo creer…”.
Parecía que Justin Bieber y Lady Gaga han ganado mucha popularidad en este país también. Aquí la comida y los accesorios son muy baratos y los discos me parecieron relativamente caros.

(*Después cuando regresamos al depa, Laura me regaló dos discos de Julieta Venegas y Natalia Lafourcade. ¿Por qué era tan magnánima?( ゚Д゚))

Y esos discos siguen conmigo hasta ahorita 🙂

 

Luego estábamos caminando buscando las tiendas de ropa.
Entonces en mi vista se entró un puesto de helados de yogur, sólo un segundidito le llamé la atención pero Laura se dio cuenta de eso y me preguntó: “¿Quieres un helado?” jajaja

Comiendo el helado muy espeso, platicamos un ratito sentadas a un lado de fuentes.

 

“¿Karen, cómo es tu mamá?”
“¿Cómo es mamá de Rubén?”
“¿Cómo la pasaba Liliana cuando te acompañó a la fiesta de Daniel?”

Hablamos mucho de nuestra familia.

Al ratito hablamos del baile, Laura me contó: “Rubén y yo nunca vamos a las fiestas, no sabemos bailar. Sin embargo, el año que viene tendremos una fiesta grande por la graduación de la Universidad, y estamos planeando ir a un curso de baile para esa oportunidad. Porque todos los amigos piensan que no bailamos, si nos ponemos adelante y bailamos muy bien, se quedarán bien sorprendidos, ¿no?”

Cocina muy sencilla

“Hoy, a la hora de comida, vamos a cocinar con Rubén. No te preocupes, será algo muy sencillo.”

 

Laura tenía una cita con el dentista a las tres de la tarde, entonces salimos de la plaza con un poco de prisa, y eso pasó cuando íbamos a salir del aparcamiento.

 

“¡Ah!”

 

Probablemente, al mismo momento que vi que iba a pasar, Laura subió a la banqueta y bajó.

 

Hm, como pensaba, este coche es demasiado grande para ella. jaja

 

“No lo ví… no lo ví…”

A mí me pareció muy bonita que estaba repitiendo estas palabras riendo asustada con su mano en la boca. jajaja

 

En el camino de regreso, recogimos a Rubén y llegamos todos juntos al depa de Laura.

 

Los ingredientes de la comida
-Aguacate
-Tomate
-Cebolla

→Cortar, agregar la mayonesa y mezclar.

→¡Ponerlo en la galleta y comer! jajaja

 

Mientras estábamos cocinando Laura y yo, Rubén estaba calentando la sopa de elotes.

 

Yo: “¿A tí te gusta cocinar, Rúben? ¿Aquí en México es común que los hombres cocinen? Así como papá de Laura que siempre está ayudando a mamá…”

Ru: “Hmm, es depende de la familia, pero normalmente las mujeres cocinan, tal vez mamá.”

Yo: “Oh, ya veo. ¿Sabes? En Japón los hombres cocineros son populares por las mujeres :)”

La: “¿Y a tí? Te gustan los hombres que cocinan?”

Yo: “Hm, pues sí, ¡pero a mí me gustan los hombres como machos(-delgados)!”

La: “¡Eh! ¿Te gustan los machos? jajajaja”

 

Después de un segundito silencioso, Laura dijo tranquila y felizmente: “Sólo que podemos pasarla bien cocinando juntos.”

 

Las miradas de Rubén hacia ella también eran muy suaves.

 

Y… ellos después de 8 años… x) <3

 

 

(*Los japoneses usamos la palabra macho en el mismo significado que en español, sin saber que esa palabra ha venido de ese idioma. Hace como 10 años estaba de moda utilizar una palabra “Hoso-macho”, sería en español macho-delgado, para descubrir a los hombres que tenían un músculo balanceado, no flaco ni demasiado macho. Quería decir eso pero no sabía cómo explicar. jajaja)

CONTINUARÁ…

Sponsored Link

コメントを残す

メールアドレスが公開されることはありません。 * が付いている欄は必須項目です