Karen, primera visita a México(Último episodio)

Sponsored Link

 

2011. 9.1., el jueves
‘Día 12’
En la madrugada

Adiós México

Laura me despertó a la hora.
Yo me bañé y metí todo en mi maleta.
Encontré el equipo de baterías que pensé que había perdido y loción facial que me costó caro.

 

“No creo que puedas cerrarla…”

 

Esa maleta de la que comentó Laura sonriendo, sí la pude cerrar fácil e inesperadamente. jaja

 

A la hora de la partida, Marisol se levantó perezosamente.
Ella no me dice nada especial.

“Ya me voy”, le dije a Marisol medio dormida, ella lo afirmó con la cabeza, entonces le abracé tres veces muy fuertemente.

Salí del cuarto con la maleta, parecía que Marisol ya se había vuelto a dormir.
Ella no hace cosas teatrales.

Hoy también te vas temprano al trabajo, muchas gracias por haber venido a quedarte conmigo. Gracias, Marisol. A mí me gustaba mucho verte riendo en voz alta. Te agradezco de todo corazón.

 

Cuando aparecí en la sala, ahí estaba de pie mamá de Laura.
Papá también ya estaba listo.

¡Y además, Lili y Rodrigo salieron del cuarto para despedirme!

Primero, Lili me dio un abrazo, para ser la última vez me pareció muy sencillo, si era muy cool. jaja

Luego, me saludé con Rodrigo, de esa manera de darse un beso al cachete.

Aún me esperaba la sorpresa.

Pensé que ya con eso se terminó nuestra despedida pero él además de eso, ¡me abrazó fuerte y pasó la mano en la espalda!
Con él sólo platiqué como dos veces, ¡qué guapo es su mentalidad!

 

Al siguiente, le platiqué a mamá.

“Muchas gracias por haberme ofrecido los platillos ricos todos los días. Cada día me sentía feliz gracias a usted.”

 

“Ven a comer de nuevo, te esperaremos, aquí es tu casa en México.”

Imagino que me dijo algo así.

Mamá siempre era muy serena y casi no tenía oportunidad de comunicarme con ella pero en el último momento me abrazó con los ojos un poco humedecidos.
¿O fueron mis ojos que estaban humedecidos? Ya no sé. jaja

Mamá y Lili en la mañana de un día.

 

Yo con el cabello bien mojado ya iba a salir de la casa.
Muchas gracias a todos, en serio muchas gracias.
Gracias a la familia de Laura, me sentí feliz muchas veces en México.
Les agradezco de todo corazón.

En la mesa había puesto la carta que les di, a lo mejor la leyeron todos.

 

Partimos al aeropuerto en el coche que manejaba papá.
El me seguía diciendo bromas, tal vez para no quedarme demasiado triste por la despedida.
La verdad yo me sentía mareada un poco más que siempre y luchaba con eso. jaja

 

Para llegar al aeropuerto ya estaba en peligro.
Laura estaba haciendo la fila de check-in en lugar de mí, mientras yo fui al baño y respiré profundamente unas veces.
Regresando a la fila, se me ocurrió otro problema.

 

Me dijeron que tenía que entregar la mitad del documento estampado que me regresaron en la inmigración al entrar en el país.
Qué bueno que lo encontré en seguida, pero no sé por qué no se lo avisaba nada en la inmigración, tampoco se daba anuncio sobre eso en el avión…
Nunca había necesitado hacer lo mismo en otros países… Ay me asusté…

 

Terminando la documentación, regresé a donde estaban ellos.
Papá había checado que si iban bien los vuelos que iba a utilizar y me dijo que no podía confirmar el que salía de Houston(lugar de tránsito) a Japón, me asusté de nuevo.
Al final nos pusimos tranquilos y a creer que todo iba bien, porque yo acababa de documentarme bien.

 

Fuimos a la zona de la revisión de equipajes, de aquí ya no podían entrar ellos.

 

“¿Ya?”

Le pregunté a Laura y me dijo que sí.

 

Entonces comenzó a buscar algo en su bolsa y me pasó una cosita redonda como estuche.
Al abrir la tapa me salieron mensajitos, no sabía cuando me lo había preparado, me sentí muy feliz por su regalito de buen gusto hecho a la mano.

 

“Lo voy a leer bien en el avión.”
“Sí, con calma.”

Yo lo guardé en mi bolsa con prisa .
Mi corazón y cabeza estaban llenos del sentimiento triste, apurado y mareado.

Es este estuche que me regaló ese entonces. (el angelito que está ahí es de otra persona. jaja)

 

Papá me dio un abrazo, me dijo algo muy conmovedor… ya se me olvidó.
No tenía tranquilidad para poder entender bien su mensaje.

 

Laura también me dio un abrazo, ella me decía… ay se me olvidó…jajaja

 

“¡Ultima foto en México!”

 

Papá nos tomó la última foto, supongo que mi cara estaba derrumbada. jaja
Otra vez le abracé a Laura, se me salieron las lágrimas.

 

“No Karen, podemos vernos de nuevo.”

 

Laura se alejó de mí diciendo así.

 

Me sentí sola, quería decir algo y sólo les pude decir esto precipitadamente: “¡Gracias!”

 

“Douitashimashite.”

Laura me dijo sonriendo “de nada” en japonés.
Papá nos dirigía las miradas suaves.

 

Muchas gracias.

Gracias a todos de México.

Me la pasé genial y muy felizmente por estos 10 días.

 

La foto del día que llegué a México

 

 

<FIN.>

 

(Tengo dos episodios más hablando de mí después de que regresé a Japón. jaja)

 

Sponsored Link

コメントを残す

メールアドレスが公開されることはありません。 * が付いている欄は必須項目です