¡Las aventuras de Laura y Rubén en Japón! ⑧-El país lleno del papel pegado y carteles

Sponsored Link

Episodio 8: El país lleno del papel pegado y carteles

“En las estaciones, los trenes, hasta en los baños… en Japón hay papeles pegados en cualquier lugar.”

Cuando Laura, Rubén y yo estuvimos en una estación, regresando del baño Laura lo murmuró.
En ese momento sólo le dije “pues sí…” y seguimos caminando a nuestro destino, pero más tarde me di cuenta de algo.

“Los japoneses… ¡nos gusta mucho leer! ¡O más bien nos encantan las letras!”

Ahora me permito a presentarles cómo son las letras en Japón.

Al principio, tenemos por lo menos tres tipos de letras, Hiragana, Katakana, y Kanji. Hiragana(ひらがな)es como la alfabetización más básica, corresponde a cualquier pronunciación. Katakana(カタカナ)es igual que Hiragana, sólo que se utiliza para las palabras que provienen de los países extranjeros. Finalmente Kanji(漢字)son las letras que provienen de China, una letra puede ser compuesta de una hasta cuatro sílabas o a veces más, su número en total es más de 33 millones, los que se utiliza cotidianamente sería de 3 mil hasta 4 mil. De esta letra Kanji surgió Hiragana y Katakana, que son las letras originales de Japón.

También tenemos Roma-ji(ローマ字)o sea la alfabetización romana, se usa para expresar el japonés con la pronunciación original, sobre todo en las estaciones de trenes los extranjeros pueden saber dónde están por leer estas letras roma-ji.

Hasta hoy he visto a muchos de mis amigos que aprenden japonés lloraban por esta cantidad de Kanji…

Hmm ahora se les antoja empezar a estudiar el japonés… seguro que sí…(≧▽≦)

En Japón, el leer se necesita en cualquier lugar, para entender las indicaciones, el reglamento, y ver el agradecimiento, la advertencia, etc.
Resulta muy eficiente, por ejemplo, en el aeropuerto internacional de Narita de Japón, en el baño de la zona antes de pasar al chequeo de seguridad para salir del país, en la puerta de cada cuarto está pegado un cartel que dice: “No se puede llevar en el equipaje de la mano el líquido(incluye gelatinas, gel del cabello), el instrumento cortante, etc.”
Así se puede averiguar lo que se debe de quitar, con calma sentado en el baño.

Otro ejemplo, en el baño de Japón(otra vez hablando del baño jaja), el papel usado siempre hay que echarlo en la taza y hacer flush, no en el basurero como en México u otros países extranjeros, entonces ahí en la pared se indica eso en inglés, chino o koreano.

En los bagones de tren, hay muchas advertencias en la pared y ventana, hasta unas colgadas del techo. El contenido, muchas veces trata de las revistas y los libros porque nos gusta mucho leer y hay muchos que tratan de aprender algo más ocupando el tiempo en el transporte, especialmente los godines y los estudiantes que van todos los días en tren.

Son las puertas Torii del santuario sintoista en Fushimi Inari en Kyoto. Las letras nos indican las compañías y las personas que hicieron la donación o algo para apoyar el santuario. Se lee desde arriba para abajo.

Remontando a las épocas pasadas, en alguna lectura decía que la anotación ha contribuido bastante al progreso de los seres humanos, porque por leer los registros se podía aprender los sucesos, los experimentos ya hechos y sus resultados, sin necesidad de volver a hacer lo mismo desde el principio, se podía concentrar en el presente y el futuro.

Ahora me estoy preguntando… Japón sí ha desarrollado bastante y en esta época es uno de los países con más tecnología… ¿Con esto tiene mucho que ver lo que somos el pueblo que ama el leer y el escribir?

Lo que me pareció distinto es que en México la vida no es tan cara, la comida y las cosas de uso diario son baratas pero los libros sí son costosos.

Yo como amante de la lectura, si esta situación hace que la gente mexicana se aleje de leer, lo lamento un poco…

Para mí el encanto de leer es que podemos saber el punto de vista de alguien, sin tener a esa persona al frente. Aunque es muy difícil pedir a alguien hablarnos con detalle sobre su vida entera o algún conocimiento especial, en cuanto a los libros nos pueden enseñar todo eso mucho más rápido, a la hora que quisiéramos, y sin límite.

Ahora déjenme gritar…

¡Viva la lectura!

Cachetona.

Sponsored Link

コメントを残す

メールアドレスが公開されることはありません。 * が付いている欄は必須項目です